jueves, 3 de diciembre de 2015

Molinos en el infierno - Adriana Alarco de Zadra, Giampietro Stocco & Giorgio Sangiorgi


Nunca hubiera creído antes que los molinos fueran realmente gigantes, hasta que corrió delante de ellos como un alma desesperada. Sí, eran ogros infernales que querían destruirlo en medio de un prado cubierto por los miembros putrefactos y desperdigados de los primeros visitantes humanos que llegaron a Floralia, ese planeta maldito. 
Trató de refugiarse en un portal que vio a lo lejos y luego tradujo a su idioma lo escrito en uno de los laterales, algo que le trajo antiguas reminiscencias: “¡Oh, vosotros los que entráis, abandonad toda esperanza!”
Al principio, adentro reinaba la más pura oscuridad. Luego apareció una extraña luminiscencia, lechosa, verde, que parecía delinear los contornos de las cosas. Todo estaba húmedo, mojado, inquietantemente recubierto de algas viscosas. 
Se volteó por un momento hacia el exterior y se dio cuenta entonces que la esperanza lo había abandonado a él.
Antes del viaje, había leído el informe sobre Floralia: su biósfera terrestre, la fauna inofensiva. Pero ¿qué eran esas masas enormes coronadas por unas protuberancias que semejaban tumores? Aquellos espantos horrorosos lo rechazaban lentamente hacia atrás, adonde el sol calla. Retrocedió hasta llegar a lo que le pareció un trono lleno de podredumbre y observó las superficies curvas. No tuvo tiempo de ver a uno de los leviatanes que se acercaba cuando este abrió sus fauces.
—¡Debes incubar nuestros huevos, extranjero! —rugió el monstruo en perfecto ánglico.

Acerca de los autores:
Adriana Alarco de Zadra
Giorgio Sangiorgi
Giampietro Stocco

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada