jueves, 31 de diciembre de 2015

Precio por cabeza - Patricio G. Bazán, Marcelo Sosa & Alejandro Sosa Biceño


—Disculpe, ¿le molesta si me siento? Gracias, no nos conocemos... aún. Me presentaré: mi nombre es Edison Durant, coleccionista de objetos raros e infrecuentes. Pasaba por aquí, y no pude dejar de notar su presencia en este simpático despacho de bebidas. Específicamente, me atrajo sobremanera su noble y expresiva cabeza. Veo que lo ha impresionado mi atuendo versallesco... Es que vengo de comprar la cabeza de María Antonieta. Sin rodeos, ¿cuánto me ofrece por la suya?
—Mi cabeza no tiene precio, en realidad no podría pagarla. Mi caspa se transforma en nácar, soy una mina viviente de perlas.
—Jamás será como mi caspa —interrumpió altiva María Antonieta desde el fondo de un saco—, la mía es imperial.
—Todo en este mundo tiene un precio —repuso Monsieur Durant.
—La que no tiene precio es mi cabeza —gritó ofuscada la Austríaca—; pagar tan pocas monedas por mí. ¡Qué afrenta! ¿Y por qué nadie descorchó un champagne aún. Me muero de sed, bellacos. —La delfina siguió parloteando mientras el coleccionista cerraba la boca al saco—. Es encantadora cuando habla de sombreros, pero no tolera la competencia. ¿Así que produce nácar? Podría pagar su producción en botellas de vino.
El otro hombre saboreó estas últimas palabras como si fueran propias y alzó la vista de la jarra de cerveza para percatarse que del otro lado no habían compradores ni sacos. Miró la bebida más confiado y tranquilo, y siguió bebiendo, a la espera de la próxima alucinación.

Acerca de los autores:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada