martes, 15 de diciembre de 2015

Mire si Dios – Abelardo Cid Topete, Erath Juárez Hernández & Begoña Borgoña



Mire si Dios no va a ser grande, dijo don José; cuando trabajábamos pa’ los ricos en la hacienda siempre estaba con nosotros. Cuando se perdían algunas cosas mandaban llamar al cura que en llegando nos decía que el robar era el camino al infierno. En esa vez se habían perdido unos alimentos de los patrones, después nos confesaba y en la noche Dios señalaba al ladrón y llegaban los rurales sin saber Dios de nuestra hambre. Mire si Dios no es grande, que el pobre ladronzuelo podía aguantar hasta cincuenta cuartazos del patrón y al otro día ya estaba trabajando de sol a sol. Y mire si no es grande que a muchos de nosotros nos guardaba de enfermarnos si nos caía encima un aguacero y, si alguno lo hacía, pues no lo dejaba sufrir; enseguida se lo llevaba pa’l cielo. Tan grande es, que los chamacos de los patrones que parían nuestras hijas nacían sanotes. Fíjese usted, que un día jalaba yo pa’l mercado del pueblo a buscar una gallina negra y hierbas pa’ un hechizo de la riqueza, harto de ser pobre. Pero Dios me alejó de ese camino y, en cambio, me regaló una chamaquita bien chula que andaba perdida por ahí, chillando la pobrecilla. Lueguito me la traje pa’ la casa, y hoy trabaja parada afuera de una cantina, por eso digo que Dios es grandioso, dígame usted si no.

Acerca de los autores:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada