miércoles, 16 de marzo de 2016

Fotógrafo criminal - Ada Inés Lerner, Alberto Jaumot de Zuloaga & Erath Juárez Hernández


Ángeles, la novia de Diatchenko, presentó una denuncia ante el Juez acusando a este de haber cometido un crimen mientras ella estaba de vacaciones. Su relación sentimental terminó hace meses, pero Diatchenko se negó a abandonar la casa que compartían. De acuerdo a lo que consta en actas Ángeles lo acusa de crueldad animal y amenazas. A saber: que él mató y luego despellejó a la mascota, la coció lentamente y se comió la mitad. Sacó fotos de todo el proceso y se las mostró al juez. Este las miró horrorizado, en ellas se veía la atrocidad; desde que el pobre animalito yacía muerto en el suelo manchado de sangre hasta que no se le podía distinguir de un pedazo de ternera; pero no se veía a nadie, y por lo que salía en la imagen, bien podía haber sido cualquiera. Entonces entró Diatchenko, acusándola a ella de la atrocidad. Las fuerzas de la ley los miraron a ambos; era la palabra de uno contra el otro. El juez aceptó las pruebas presentadas por Ángeles, su coartada era más convincente. Ella había estado a cientos de kilómetros mientras Diatchenko se encontraba en el lugar, de acuerdo a testigos presenciales. Diatchenko, nunca aceptó la culpabilidad. Sabía que el error había sido conocerla, que si hubiera sabido que era celosa, no la hubiera hecho su novia. No la hubiera engañado de saber que se comería al perro y que lo obligaría a sacarle fotos mientras lo devoraba.

Acerca de los autores:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada