lunes, 14 de septiembre de 2015

San Oportunio - Ada Inés Lerner, Evelyn Cano & Juan Manuel Montes


En mi pueblo había muchos prejuicios. Estoy contando hoy el más injusto y discriminatorio que he escuchado. “La manzana de los elegidos”, aquella que estaba frente a la plaza principal y a la Capilla de San Oportunio. Y así la terminó llamando todo el pueblo. El párroco solía decir que el don de la oportunidad era casi desconocido allí y que sería bueno que las gentes tuvieran más fe en él. Un domingo, desde el púlpito, contó algunas anécdotas al respecto, como la de los apóstoles que observando a Jesús se le ofreció la oportunidad de seguirlo y con ello lograr la vida eterna. Esto, mencionó a sus feligreses, es lo que todos y cada uno debe hacer; sentirse elegidos por las oportunidades y saber tomarlas a tiempo.
Esa mañana de domingo, Lucía salió sonriendo de la iglesia, dispuesta a abandonar su condición de eterna soltera y aprovechar la primera oportunidad que se le presentase. Cuando atravesó la plaza pensó que debería ofrecer algún pequeño sacrificio para demostrar su fe y decidió caminar de espaldas a su destino, sin quitar la mirada de la capilla. Fue por eso que los vio: el intendente y el párroco se besaban, creyéndose escondidos, detrás de la cruz. Sacar la foto fue casi un acto inconsciente. Ahora tiene la mejor casa de “La manzana de los elegidos”. Y va por el tercer marido.

Acerca de los autores:
Ada Inés Lerner
Evelyn Cano
Juan Manuel Montes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada