jueves, 10 de septiembre de 2015

Huelga salvaje – Félix Díaz, Patricio G. Bazán & Ana María Caillet Bois



Santa Claus estaba que trinaba de puro rabioso. Era el 24 de diciembre, ¡y sus renos se habían declarado en huelga! Querían un aumento de sueldo al triple, por trabajar en festivo, decían. Claus estaba decidido. Los despediría a todos, por imbéciles. Siempre que pudiera hallar sustitutos, claro está. No era nada fácil hallar animales mágicos dispuestos a tirar del trineo. Los dragones pedían tarifas escandalosas, y estaban muy mal vistos. Pegasos, no había ni uno dispuesto. Era un lío.
La solución apareció ante sus ojos: una propaganda de servicio de mensajería express que estuvo a punto de tirar a la chimenea. Los precios estaban muy por debajo de lo que exigía el sindicato, y aseguraban entrega inmediata. ¡Problema resuelto! Ni tendría que abandonar la comodidad de su hogar. Le pareció demasiado bueno, así que llamó para averiguar. Cuando colgó, supo por qué era demasiado bueno: a cambio del servicio, solo debía sacrificar ocho animales en honor a Belcebú. ¡Demonios! Pensó Claus... Menos mal que hablé por teléfono si no a esta hora el Rey de las Tinieblas se estaría adueñando de la Navidad. Mientras tanto el delegado gremial de los renos convocaba a una reunión urgente, el secretario de Santa, como buen político, comenzó a prometer regalías, cuando llegó Santa acompañado de Peter Pan. El secretario escapó, el delegado se hizo humo y... los niños festejaron la Navidad.

Acerca de los autores:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada