martes, 30 de junio de 2015

Al despertar - Fernando Andrés Puga, Coralito Calvi & Patricio G. Bazán


Nada en la heladera. Nada en los estantes del armario. En la olla, apenas restos grasosos de un guiso que aún despide un aroma agradable. En el tacho de basura, sobras de la última cena. La desazón lo invade. Intenta salir de la casa, pero la puerta está cerrada. No tiene fuerzas para echarla abajo. Tampoco para destrabar alguna de las ventanas. Se desploma. Sentado en el piso, semidesnudo, abraza sus piernas flexionadas. Apoya la frente sobre las rodillas. Llora.
El llanto, como siempre, trae consigo ese bálsamo relajante, (una enzima que libera el cerebro al llorar, dicen) y saborea con morbosa sonrisa este alivio cada mañana, tras la desazón inicial. Dormita unos minutos y al abrir nuevamente los ojos, detecta el sol tras las cortinas, como si nada hubiese pasado. Todas las mañanas le sucede esto y cada vez redescubre que la puerta no está tan cerrada ni la heladera tan vacía. Se viste, saca las llaves con calma, dispuesto a encarar un nuevo día.

Afuera, la ciudad reluce, parece recién estrenada, como si fuese un sueño. Entonces, un pequeño grito comienza a aletear en su garganta, siente desplegar sus alas mientras corre a la seguridad de su refugio, y emprende un desgarrador vuelo justo al trabar la puerta: un alarido de angustia que planea sobre un mundo arrasado y sin sobrevivientes, salvo un pobre hombre que insiste en soñar, una y otra vez, que no ha ocurrido nada.

Acerca de los autores:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada